HEMISFERIO IMPLICITO

Juan Manuel Bonilla y sus invitados no hablan de literatura y cultura, porque antes de ser plasmado, debe ser pensado.